sábado, 04 de diciembre de 2021
Buscar
El tiempo

Hija de asesinado en Mauthausen pide se conserve el refugio antiaéreo donde nació.

Amparo poniéndole una flor a Dositeo
Amparo poniéndole una flor a Dositeo

Al Ayuntamiento de Tarancón, ADIF o a quien corresponda

Me llamo Amparo Moreno Pàrraga, nací en Tarancón en noviembre de 1937 aunque por
circunstancias de la guerra nos fuimos a vivir a Balaguer, Lleida, lugar donde resido
actualmente.
De pequeña íbamos bajando al pueblo, Tarancón, con mi madre Victoria y mi hermana María,
nos quedábamos con las tías y pasaba los días escuchando historias del pueblo, entre ellas una
de especial, la de mi nacimiento. Me contaban que nací en el refugio antiaéreo de la estación,
que entre bombas, desesperación y desastres ese refugio también fue testigo de alegrías, y yo
me considero una de ellas.
En los últimos años he vuelto al pueblo a los actos de homenaje a las víctimas del franquismo,
pues mi padre Dositeo Moreno Barrios fue uno de ellos, lo asesinaron en Mauthausen. Un año
iba muy emocionada porque me dijeron que podríamos entrar en el refugio, ¡qué alegría! Pero
que desilusión cuando llegué y vi que estaba lleno de escombros, que no podríamos acceder al
interior, me entristecí mucho, fue un momento muy triste para mí.
Sé que hay iniciativas desde hace tiempo para conservarlo reformarlo y algún día poderlo
visitar, y yo me uno a esta petición, que ya ha recogido casi 20.000 firmas de apoyo. Dejando
de lado todo lo personal que he contado previamente, creo que hay un interés cultural local
que podría hacer más atractivo este pueblo, que pese a los años que han pasado aún me
considero parte de él, Tarancón; poder restaurar este episodio de la Guerra Civil dónde tanta
gente pasó tiempos amargos sería un interesante proyecto. A mí personalmente me
encantaría poder regresar al pueblo y visitar ese lugar tan especial del que siempre he
escuchado la historia del día en que nací.
Estoy segura que parte de la población de mayor edad lo agradecerían, pues para ellos pese al
infierno que había en el exterior a causa de la Guerra y los bombardeos, dentro había
solidaridad, canciones, sonrisas y esperanza.
Les ruego por favor que no olviden eso y permitan que la población civil pueda visitarlos, vivir
los refugios de otro modo, tener la oportunidad de conocer su historia, la historia de los
refugios de Tarancón.

Les saluda atentamente,

Amparo Moreno Pàrraga

Comentarios